google-site-verification: googlee8e1d7d8dfcadeda.html Santander: Duna de Zaera - Mundial de Vela 2014 - CEAR de Vela Santander - Urbanity.cc

Aviso

Contraer

Política de cookies

URBANITY.CC emplea cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continuas navegando por el foro se entiende que das por leída y aceptada dicha política,que puedes leer en el enlace
http://urbanity.cc/aviso_legal.html Gracias. Las cookies se usan con fines estadísticos, publicitarios y de identificación de sesión de usuarios registrados.

Avisos de Google Ad Sense:

http://www.google.com/intl/es/polici...vacy/partners/

https://support.google.com/analytics.../2700409?hl=es
Ver más
Ver menos

Santander: Duna de Zaera - Mundial de Vela 2014 - CEAR de Vela Santander

Contraer
X
  • Filtro
  • ¿Cuándo?
  • Mostrar
Limpia todo
mensajes nuevos

  • Santander: Duna de Zaera - Mundial de Vela 2014 - CEAR de Vela Santander

    Empezando un hilo sobre la duna de Zaera, que creo que merece algo de antencion.

    Una duna sobre la bahía de Santander

    El Colegio de Ingenieros de Caminos recoge el guante lanzado por el arquitecto y abrirá un debate para aportar sus ideas

    Zaera pone imagen a su proyecto de remodelación del centro de vela y del dique de Gamazo


    Lo definió como una duna con vegetación. Será, dijo, una construcción elevada, que permitirá mirar hacia Santander y, al girarse, también hacia el mar. Un proyecto inacabado, añadió, que estará abierto a la sociedad de Cantabria porque hay que nutrirse de las ideas de otras personas que conocen la ciudad. Es el proyecto de Alejandro Zaera para Santander. La idea que el prestigioso arquitecto ha diseñado para remodelar el Centro de Alto Rendimiento de Vela 'Príncipe Felipe' y la zona del dique de Gamazo. Una propuesta que ve la luz gracias a las infografías que permiten hacerse una idea muy concreta de cómo es el proyecto que Zaera quiere impulsar en Santander.
    El proyecto que el arquitecto madrileño ha presentado a los ingenieros y arquitectos de la región para ampliar el centro de vela es toda una declaración de intenciones de lo que será el futuro frente marítimo de Santander, un espacio abierto a los ciudadanos que disfrutarán de una gran plaza pública en la que también podrán seguir el Campeonato del Mundo de Vela en 2014.
    Siguiendo la invitación del autor del proyecto, en el Colegio de Ingenieros de Caminos de Cantabria celebrarán próximamente un foro para que todos los asociados puedan aportar sus ideas. Y es que si algo ha dejado claro el arquitecto es que está deseando nutrirse de las aportaciones de otras personas. «Es un proyecto inacabado», ha repetido con insistencia.
    Las infografías muestran que será una construcción elevada para que los ciudadanos disfruten del entorno sin los viejos almacenes que ahora se utilizan como naves de almacenaje. Todos esos objetos se guardarán en los bajos de ese anfiteatro que se convertirá en uno de los iconos de la ciudad.
    En el Colegio de Ingenieros de Caminos seguro que debatirán la propuesta de iluminación del arquitecto. Él mismo reconoce que es arriesgada, pues pretende aprovechar la iluminación de los mástiles de los barcos. Asegura que ya ha recibido alguna crítica, por lo que está desando recibir alternativas, aunque sigue convencido de que su idea permitirá que este conjunto se pueda apreciar desde el otro lado de la bahía y que «no se apague cuando se ponga el sol».
    La vegetación es otro de los elementos preferidos de esta arquitecto madrileño, que tendrá un especial protagonismo en la ampliación del Centro de Vela.
    Zaera se imagina una gran duna en la que, además de las gradas para poder contemplar el mar, habrá una zona verde que sirva como área de recreo. Toda esta actuación estaría incompleta sin una zona verde que se pueda pisar y disfrutar. Bajo todo ello se construirá el espacio de almacenaje, en una superficie de unos 2.500 metros cuadrados.
    La actuación, presupuestada en 8,8 millones de euros, estará acabada en 2013 ya que en 2014 se celebrará el Campeonato Nacional de Vela. Ahora deberán establecerse un calendario en el que ya se ha marcado que a principios del próximo año se derribarán las naves portuarias.
    Antes de eso Zaera escuchará las propuestas de los colegios profesionales. Desde el de Arquitectos anuncian que tienen mucho que decir, mientras que desde el órgano colegial de los ingenieros piden más tiempo para poder analizar los bocetos con atención. Después abrirán un debate entre los profesionales con la intención de trasladar al arquitecto y a las instituciones implicadas en el proyecto las ideas más concretas.

    «He diseñado el centro de vela como una duna con vegetación»

    «Será una construcción elevada, que permita mirar hacia Santander y, al girarse, también hacia el mar», anuncia uno de los arquitectos más prestigiosos Alejandro Zaera Arquitecto
    Alejandro Zaera (Madrid, 1963) es ciudadano del mundo, al igual que sus proyectos arquitectónicos, que se levantan en Oriente y Occidente. Rascacielos en Dubai, terminal de pasajeros del Puerto de Yokohama (Japón), el Auditórium Park de Barcelona... Y, ahora, la ampliación del Centro de Alto Rendimiento (CEAR) de Vela 'Príncipe Felipe de Santander. La instalación que será uno de los grandes referentes de la ciudad y base de operaciones del Campeonato del Mundo de Vela de 2014. A sus 48 años, Zaera se ha convertido en un icono de la arquitectura del siglo XXI. Se define a sí mismo como «agricultor de la cultura artificial». Defiende los edificios que se integran con la topografía del entorno y que son versátiles. Todo un lujo para los miembros de los colegios profesionales de Ingenieros de Caminos y Arquitectos, que ayer pudieron conocer su «conjunto de ideas» para la ampliación del nuevo centro de vela, considerado por muchos como el primer paso del proyecto de remodelación del frente marítimo de la ciudad. Aún así, tuvo tiempo para atender a EL DIARIO y dibujar el futuro centro de vela. Un edificio que concibe como una «duna con vegetación», una construcción elevada para contemplar Santander y la bahía, y en la que aprovechará los mástiles de los barcos como sistema de iluminación. Un proyecto «inacabado» y abierto a la participación social.
    -Ha dado algunas pistas de cómo será el nuevo edificio...
    -Está pensado como un espacio que se una a la topografía natural de la zona. Como una duna con vegetación. Que sirva como espacio de recreo y que además cumpla con las funciones de almacenaje y taller.
    -Será el primer proyecto de la remodelación del frente marítimo. ¿Le molesta esta responsabilidad?
    -Al contrario. Me gusta la idea de explorar cómo se convertirá este espacio portuario paulatinamente en urbano. Ésta fue una de las condiciones del Ayuntamiento y de la Federación Española de Vela. Bajo esta idea, donde ahora están los viejos almacenes, se levantará la construcción, cuya zona norte se cubrirá de vegetación, aunque también se puede convertir en un graderío para espectáculos que se puedan ofrecer desde el dique de Gamazo. Su superficie también estará cubierta de vegetación y en la otra ladera se harán gradas para contemplar la bahía. Bajo todo ello se hará el espacio de almacenaje del centro de vela, en una superficie de unos 2.500 metros cuadrados.
    -Usted defiende que las grandes infraestructuras no tienen por qué tener un solo uso. ¿Esta idea no rompe con la concepción que se tenía hasta ahora?
    -Los diseños que se hacen para un determinado proyecto están en crisis. Es un planteamiento moderno, no contemporáneo. Antes se hacían edificaciones pensando solo a 25 años vista. Ahora tienen que ser proyecciones que duren entre 60 y 200 años. Las construcciones como la que me han encargado para Santander, con una función específica, como es servir para el Mundial de Vela, deben tener la oportunidad de poder ser recicladas. Así, su exterior servirá para abrir lo más posible la relación visual de la ciudad con el espacio de la bahía. Será una construcción elevada, que permita mirar hacia Santander y, al girarse, también hacia el mar. Será un lugar democrático, al que puedan acceder todas las personas, con o sin discapacidad. Que albergue grupos sociales distintos. En el que se puedan contemplar desde unos fuegos artificiales a una regata de traineras.
    -Ha hecho mucho hincapié en que no se trata de un proyecto acabado, que está abierto a la participación. Y hoy mismo se ha reunido con los miembros de los colegios profesionales de Ingenieros y Arquitectos...
    -Me daba miedo y respeto, porque a la gente le cuesta entender que lo que les estás mostrando no es algo definitivo. Pero es importante no tener miedo a las preguntas. Hay que nutrirse de ideas de otras personas y alguna de ellas te puede servir. Sé que a algunos no les ha gustado la idea que tengo para la iluminación, pero ya veremos. Yo he pensado que este lugar no debe apagarse cuando se vaya el sol. Viendo los barcos fuera del edificio he pensado en cómo los mástiles pueden servir de luminarias y, a la vez, de sustento para colocar una estructura no permanente para cubrir el espacio en caso de lluvia, por ejemplo. El sistema de mástiles no obtura la visión y, sin embargo, iluminará la zona para que desde el otro lado de la bahía se den cuenta de que aquí hay algo.
    -Se define como agricultor. ¿Cómo lo explica?
    -Los edificios tienen que crecer, se deben cultivar más que crear. Deben aprovecharse de lo que les rodea. En el caso de Santander, del mar, de su luz, de los edificios que le rodean. Hay que utilizar todas estas oportunidades para cultivar algo único. Mi trabajo es como el del enólogo, el agricultor o el criador de caballos.
    -Es partidario de no ser fiel al origen de su proyecto ni tener el final muy claro. ¿No es peligroso?
    -Existen proyectos que cuando más tiempo permanezcan abiertos, si eres capaz de guiarles bien, mejor serán capaces de nutrirse, de enriquecerse. Yo miro a la ciudad de Santander, pero no tengo la experiencia de las personas que han nacido aquí o que tienen mucha relación con la cultura, la arquitectura. Sus ideas sirven para matizar el proyecto y hacerlo más resistente. De esta forma, si algo falla, no se cae, porque hay muchas otras cosas que lo sustentan.
    -Usted cree en las ciudades que crecen verticalmente. Santander se ha expandido como una mancha de aceite. Ahora intenta rectificar a través de la rehabilitación de las zonas más degradadas del centro de la ciudad. ¿Es este el camino?
    -Sin duda. Hay que dejar de pensar en las urbanizaciones de los suburbios de Estados Unidos. Es algo insostenible. Fragmenta la ciudad. Lo bonito es un casco urbano denso, donde se viva con un nivel alto de complicidad. Donde se encuentren los ricos con los pobres. Esto fomenta el consenso y la conciencia colectiva. Santander también está apostando por esta tendencia con la recuperación de las naves del frente marítimo.
    -Fue finalista del concurso de la Zona Cero de Nueva York. ¿Le gusta el resultado?
    -No me sorprende. Lo bello debe sorprender.


  • #2
    Acertado, Uwcac08mest, sí que merece atención. El Mundial de Vela está a la vuelta de la esquina, nos tenemos que poner las pilas con esta obra...

    Nec timeas nec potes

    Comentario

    Unconfigured Ad Widget

    Contraer
    Hormigonando...
    X